Riesgos cardiovasculares, prevención para cuidar del corazón

Enfermedades cardiovasculares como la cardiopatía isquémica, el infarto o la angina de pecho son causantes de más de 120.000 muertes cada año. Hasta el 90% de los infartos podrían evitarse con un vida saludable

 

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo. Cada año mueren más personas por alguna de estas enfermedades que por cualquier otra causa. Según datos de la Fundación Española del Corazón (FEC), el pasado año fueron responsables más de 120.000 fallecimientos en España y se calcula que hasta 2030 casi 23,6 millones de personas morirán por alguna enfermedad cardiovascular en el mundo, principalmente cardiopatías y accidentes cerebrovasculares. La FAC recuerda que realizarse chequeos médicos de forma periódica, tener hábitos de vida saludable y eliminar conductas de riesgo, resultan clave para evitar su presencia. De hecho, el 80% de las enfermedades del corazón y hasta el 90% de los infartos podrían prevenirse con un estilo de vida más saludable. Ese es el objetivo marcado por la Fundación Española del Corazón y la World Heart Federation, que estiman que con tan solo unos pequeños cambios en la rutina diaria que pasan por seguir una alimentación más saludable y equilibrada, practicar ejercicio regularmente o abandonar el tabaco, en 2025 se podría haber reducido en un 25% las muertes prematuras causadas por las enfermedades cardiovasculares. Por el contrario, advierten desde la FEC, si se mantiene el estilo de vida actual, descuidando la salud cardiaca, el número de fallecimientos seguirá incrementándose, manteniéndose como primera causa de muerte.

La cardiopatía isquémica, el infarto y la angina de pecho, junto con la insuficiencia cardíaca, son las enfermedades cardiovasculares más frecuentes. «También estamos viendo un aumento muy importante de la incidencia de arritmias, en gran medida provocado por el tipo de vida actual y el estrés laboral y social», destaca la doctora María Ibáñez, responsable del Servicio de Cardiología de los hospitales Vithas de Valencia, Virgen del Consuelo, Valencia al Mar y 9 de Octubre. Para solucionarlo, los facultativos no se cansan de repetir que lo esencial es la prevención, un factor clave para reducir los efectos de las enfermedades cardiovasculares. Infartos o anginas de pecho están muy relacionados con el tipo de vida que lleva cada persona. De ahí que hacer deporte, evitar el tabaco y llevar una dieta saludable –con base en la dieta mediterránea– ayuda notablemente a prevenir estas patologías. La hipertensión, el colesterol alto, la diabetes, el tabaquismo y una vida sedentaria son los principales factores de riesgo, que en muchos casos se pueden corregir sin medicamentos, solo con pequeños cambios en el estilo de vida.

Controles periódicos

 

Junto a la prevención, los controles también se presentan como esenciales. Los chequeos, inciden los especialistas en Cardiología, permiten anticipar el riesgo, de forma que se puede actuar indicando al paciente cómo eliminar las conductas de riesgo. Cuatro de cada diez chequeos médicos descubren problemas en el corazón en estadios precoces, un dato de especial importancia puesto que ofrecen un margen al paciente para cambiar sus hábitos de vida y recibir, si es necesario, un tratamiento farmacológico eficaz. De esta forma, puede protegerse frente accidentes cardiovasculares de consecuencias potencialmente graves como el infarto de miocardio o el ictus.

El Hospital Vithas 9 Octubre ofrece la posibilidad de sumar al chequeo convencional la posibilidad de realizar un estudio que haga especial hincapié, por ejemplo, en la salud cardiovascular. «Establecemos una serie de pruebas que nos permiten valorar el estado general del paciente pero atendiendo de forma especial a su salud cardiovascular. La opinión de nuestro cardiólogo es determinante, pues si lo cree necesario realizará otras exploraciones que ayuden a establecer un diagnóstico más preciso del corazón y de las arterias coronarias del paciente», explica el doctor Manuel Angoso, responsable de la Unidad de Chequeos del Hospital Vithas 9 de Octubre. Además, los chequeos médicos enlazan con otra práctica sanitaria cada vez más extendida: la medicina personalizada. Esta corriente sitúa al paciente en el centro de la gestión asistencial y permite adaptar el protocolo de actuación a la realidad de cada paciente. Algo que se puede comprobar en el Servicio de Cardiología de los hospitales Vithas en Valencia, que cuentan con la cartera de pruebas diagnósticas más amplia y especializada de la sanidad privada valenciana. Entre ellas, ecocardiografía, pruebas de esfuerzo, Holter de TA y Holter de ECG, estudio con tabla basculante, ecografía transesofágica preoperatoria para reparación valvular, TAC coronario, TAC para TAVI, resonancia cardíaca o SPECT, además de cardiólogos especialistas en consultas de mañana y tarde para atender las necesidades de los pacientes. Se trata, explica el doctor Angosto de «pruebas muy útiles que desvelan información cuando todavía no se está en una situación grave de riesgo cardiovascular y que ayudan a proteger la salud cardiovascular». Así, pueden ofrecer a los pacientes con problemas cardiovasculares una asistencia médica integral, «que cumpla con los más exigentes estándares de calidad».

Valoración del riesgo

 

Entre las características más destacadas del Servicio de Cardiología de Vithas, una de las más importantes es que pone el foco en la valoración del riesgo cardiovascular y la prevención. Por ejemplo, un paciente de alrededor de 40 años puede someterse a una revisión, si tiene antecedentes familiares u otros factores de riesgo. De esta forma, recibe un tratamiento personalizado y se le realiza una valoración exhaustiva del riesgo que tiene de sufrir enfermedades cardiovasculares. «Cada paciente tiene un riesgo y dependiendo del grado de severidad de ese riesgo se le marcan unos objetivos y un tratamiento. A veces simplemente es un cambio en los hábitos de vida, otras veces necesita además un tratamiento médico para controlar la tensión, el colesterol o la glucemia, y en los casos más graves hay que recurrir a una cirugía», señala la doctora Ibáñez.

La importancia del deporte

 

Los factores de riego de sufrir una enfermedad cardiovascular se pueden superar, en muchos casos, practicando ejercicio. «Está demostrado que es una buena herramienta para combatir eficazmente muchas enfermedades», afirma el doctor Darío Sanmiguel, responsable de Vithas Salud Deportiva. De hecho, la incidencia de la hipertensión en personas de entre 55 y 64 años se reduce a la mitad si practican ejercicio. En la población de 45 a 64 años la prevalencia de diabetes se triplica en los sedentarios. Y lo mismo ocurre con otros factores como el sobrepeso y el colesterol.

El deporte y el ejercicio físico son fuente de salud, siempre que se realice en condiciones de seguridad. Y ese el objetivo de Vithas Salud Deportiva. Atendida por cardiólogos, fisioterapeutas, nutricionistas y licenciados en Ciencias de la Actividad Física. «Somos el primer hospital de Valencia en contar con estos profesionales», destaca Sanmiguel, quien pone en valor las dos líneas de actuación: un servicio integral a deportistas y el deporte terapéutico.

La Unidad ofrece reconocimientos médicos completos, que incluyen desde prueba de esfuerzo con intercambio de gases, ecocardiografía, electrocardiograma, ecocardiograma, programas de rehabilitación cardíaca, estudio de la composición corporal y test de rendimiento deportivo hasta una consulta con una dietista. En Vithas Salud Deportiva se hace un seguimiento estrecho y continuo al deportista y además se le asesora para resolver o prevenir problemas de salud y también para profundizar en aspectos de mejora de su rendimiento físico para que consiga alcanzar los objetivos perseguidos.

También cuenta con una Unidad de Diagnóstico y Tratamiento de Arritmias en el Deportista, una dolencia que puede ser habitual en los deportistas. En definitiva, asegura el doctor Sanmiguel, se ofrecen «los reconocimientos y pruebas necesarias para que el deporte sea un vehículo para mejorar la calidad de vida de quien lo practica y pueda hacerlo con la mayor seguridad».

Referente en hemodinámica

 

En el caso de que el riesgo cardiovascular sea elevado o se detecte una alteración relevante, es necesario profundizar en la valoración del paciente. En Vithas cuentan, entre otras opciones, con la Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, con atención urgente las 24 horas, los 365 días del año, que se encarga de la valoración anatómica y funcional de las arterias coronarias y/o valvulopatías, del tratamiento revascularizador percutáneo con implante de STENTS, pero también de válvulas, cierre de CIA y de orejuela izquierda. Esta unidad del Hospital Vithas 9 de Octubre también tiene experiencia en asistencias ventriculares y además realiza el procedimiento TAVI –acrónimo en inglés de Implante Transcaéeter de Válvula Aórtica–, una alternativa para el tratamiento de la estenosis aórtica en pacientes desestimados para cirugía convencional. «Las válvulas transcatéter (TAVI) son una solución para pacientes que no pueden ser tratados con una cirugía tradicional, porque es mínimamente invasiva y reduce los riesgos de la intervención y del postoperatorio», explica doctor Alberto Berenguer, cardiólogo del Hospital Vithas 9 de Octubre, para quien, «por resultados y nivel de complicaciones tienen un gran futuro por delante, pudiendo extender sus indicaciones en un plazo no lejano».

Atención especial a niños

 

El riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular no solo afecta a los adultos. También los niños pueden padecer dolencias cardíacas. De hecho, ocho de cada 1.000 nacidos sufre una cardiopatía congénita. Las malformaciones cardiacas son las más frecuentes y, aunque menos de la mitad de casos reviste de gravedad, son alteraciones que merecen seguimiento y deben ser tratadas desde el nacimiento. Para ello, la Unidad de Hemodinámica Infantil del Hospital Vithas 9 de Octubre, perteneciente al Servicio de Cardiología Pediátrica, trata de ofrecer una solución alternativa a un sinfín de cardiopatías infantiles que, de otro modo, tendrían que resolverse con cirugía abierta.

La inmensa mayoría de cardiopatías congénitas puede tratarse mediante cateterismo en salas de hemodinámica. El cateterismo intervencionista o terapéutico es un procedimiento menos invasivo que la cirugía ya que no precisa toracotomía-esternotomía o circulación extracorpórea, tiene una menor morbilidad, ya que los riesgos y las complicaciones son menores, y requiere menos estancia hospitalaria. «Estos aspectos, unidos a los buenos resultados a corto y largo plazo, hacen que hoy en día sea considerado como primera opción terapéutica en muchas cardiopatías congénitas», afirma el doctor José Ignacio Carrasco, responsable de la Unidad de Cardiología Pediátrica del Hospital Vithas 9 de Octubre.

Un servicio único

 

La Unidad de Hemodinámica Infantil del Hospital Vithas 9 de Octubre es un servicio único en la medicina privada valenciana. Está equipada con la más avanzada tecnología y cuenta con un equipo con gran experiencia. «La suma de la experiencia de los profesionales que atienden al paciente –cardiólogos infantiles, anestesistas, pediatras y personal de enfermería– y el apoyo tecnológico con los últimos avances en imagen y registros de la Sala de Hemodinámica, que actualmente posee el Hospital Vithas 9 de Octubre, hace que estos procedimientos –complejos en sí mismos y no exentos de riesgo como cualquier acto médico-quirúrgico–, se realicen en las mejores condiciones posibles», explica el doctor Carrasco.

Y es que uno de los objetivo de todo el Servicio de Cardiología del Hospital Vithas 9 de Octubre es su apuesta por contar con un equipo de gran experiencia y multidisciplinar, así como por utilizar las últimas tecnologías. A ello se une la inmediatez en el diagnóstico, la personalización del tratamiento y el hecho de que «la prevención es fundamental. Las enfermedades coronarias tienen un pronóstico muy favorable gracias a los avances médicos de los últimos años, pero si podemos prevenirlas, reduciendo o eliminando algunos factores de riesgo, conseguiremos bajar aún más la tasa de mortalidad», asegura la doctora Ibáñez.

Ver más artículos